Salud y bienestar Blog IRE

La Navidad y sus efectos psicológicos

Consejos generales, Noticias y actualidad, Psicología y mente

La Navidad puede ser un detonante para muchas personas, ya que se recuerda con más fuerza a las personas que no están ya con nosotros. Y envolver éstas fechas en nostalgia y en ocasiones fuerte tristeza.

La Navidad se ha idealizado, e incluso hay una presión que no hace, hacer quizás cosas que no sintamos o nos apetezca realmente. Esa presión de recibir y dar un regalo, ha dejado de ser una ilusión a un compromiso social, impuesto por concepto equivocado de la relación del amor y el objeto.

Es muy importante, saber discernir o separar un poco lo que ocurre, en estas fechas disfrazadas con momentos de fraternidad, familiares o grupales. Con los que ocurren realmente en nuestro interior.

5 Consejos para gestionar nuestros sentimientos en Navidad

Seguramente, la persona que falte, en esta fecha, la echamos igual de menos durante todo el año, y está sensación más acentuada solo es un residuo de lo que ocurre en nuestro alrededor, que es simplemente actos que se celebra por tradición y repetición tras repetición, llegando, en muchas ocasiones, a ser incluso sin ningún valor más allá de la costumbre. Por ello es importante regular, nuestras emociones, aquí algunos consejos:

  • Identificar y reconocer nuestro sentimiento: triste, melancólico, dolorido…
  • Saber el motivo de este sentimiento y comprenderlo
  • No sentirnos culpables por sentirnos de ningún modo
  • Si fuera necesario ser asertivos y sinceros y expresar nuestro sentimiento a ks demás
  • Relativizar, las Navidades son solo unas fiestas, dar a este acontecimiento la importancia justa

Aún así, si te sientes mal y te impide hacer una vida normal, por culpa de alguna experiencia o sentimiento que no entiendes, no dudes en consultar a un profesional. Los psicología sanitaria, puede ayuarte gracias a una serie de profesionales que con sus estudios académicos y su experiencia, pueden despejarte esos líos que a veces tenemos en nuestra mente, ¿quién no se ha sentido confuso, o triste alguna vez?  la inteligencia emocional también se debe ejercitar y aprender.

 

POLICLÍNICA IRE 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *