Salud y bienestar Blog IRE

REIDE y la relación de dormir mal y el dolor cervical

Consejos generales, Noticias y actualidad

La pregunta que se han formulados los expertos de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) es la siguiente: ¿Me duele el cuello por dormir mal?  Elaborando un estudio de 883 pacientes con dolencias cervicales y/o lumbares han querido contestar a esta cuestión.

Han afirmado que la calidad de sueño predice la evolución del dolor cervical, pero no del dolor lumbar. O sea que si te duele el cuello, puede ser que duermas mal.

En todo el mundo, la lumbalgia es la principal causa de dolor que restringe la actividad cotidiana, y la cervicalgia, la cuarta. De hecho en nuestra clínica de fisioterapia en Málaga son muchas las personas que vienen quejandose de este tipo de molestias.

fisioterapia-malaga-dolor-cervical

El equipo de la REIDE, compuesto por profesionales médicos y científicos, reclutó a 422 pacientes con dolor cervical y 461 con dolor lumbar, para hacer un seguimiento de su dolor y de su calidad de sueño durante tres meses. Los participantes provenían de distintos lugares de España, padecían dolencias subagudas o crónicas y estaban siguiendo tratamientos distintos, desde rehabilitación y fármacos analgésicos hasta cirugía.

Los resultados de la investigación aparecen en dos estudios: uno sobre la cervicalgia y otro sobre la lumbalgia, publicados en las  siguientes revistas científicas  European Journal of Pain  y en la revista Clinical Journal of Pain y, respectivamente. Se emplearon cuestionarios detallados para evaluar el dolor y la calidad de sueño percibidos por los pacientes al principio y al final del período de prueba.

Los investigadores encontraron una proporción similar de pacientes con cervicalgia que dormían mal y de pacientes con lumbalgia que dormían mal: aproximadamente el 60%. Sin embargo, solo en el caso del cuello pudieron demostrar que una mala calidad de sueño al comienzo del estudio se asociaba con peor evolución del dolor a lo largo de los noventa días.

El estudio no  ahonda en los posibles motivos de la asociación, pero los investigadores sugieren varios mecanismos plausibles: puede ser que dormir mal excite los centros neurológicos encargados de procesar el dolor o también es posible que los mecanismos de coordinación entre distintos grupos musculares se vean afectados por la mala calidad de sueño, contribuyendo a la persistencia de contracturas.

 Aún no se sabe si hay una diferencia en el mecanismo de influencia del sueño sobre cada tipo de dolor, aunque los estudios, con métodos idénticos, demuestran grados de asociación distintos. La diferencia podría deberse a que el dolor lumbar se ve influido por otros factores mecánicos fuertes que no afectan tanto al dolor cervical, como el soporte de cargas pesadas. Si existen otras causas de dolor potentes como esta, podrían diluir la influencia aparente del sueño sobre el dolor lumbar, aunque quizá siga los mismos procesos biológicos que influyen al dolor de cuello.

Estaremos atentos a nuevos estudios como estos.

POLICLÍNICA IRE 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *